Economía Creativa

La economía creativa es un concepto que todavía está en discusión, pero es evidente que la economía creativa se mueve por la innovación, la valorización del capital intelectual y la inteligencia colectiva en todos los sectores de la economía mundial.

El término creado por el consultor inglés y empresario de médios, Johns Howkins, tuvo su origen cuando en 1994 el primer ministro australiano, Paul Keating, hizo su discurso de nación creativa, como la salida para la supervivencia y desarrollo de su país, pero sólo en 1997 en Inglaterra en el gobierno de Tony Blair ganó visibilidad internacional con la Fuerza Tarea de las Industrias Creativas para un gran programa de políticas públicas.

A pesar del concepto ser globalizado por el Reino Unido, practicado desde hace décadas como política de Estado en países como Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania y Japón, podemos afirmar con certeza que las civilizaciones mayas, incas y aztecas son pioneras en economía creativa.

Los sectores de actuación de la llamada industrias creativas son: propaganda, arquitectura, moda, diseño, software, mercado editorial, televisión, película y vídeo, artes visuales, música, expresiones culturales, artes escénicas, turismo, patrimonio histórico y artesanía, pero la inserción de la creatividad no tiene límite en los procesos, procedimientos y metodologías en la producción y desarrollo de productos y servicios en empresas de otros sectores de la economía tradicional.

Según el estudio de la UNCTAD-Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, la Economía Creativa mueve 1,8 trillón de dólares en el mundo y la proyección es de llegar a 6 trillones de dólares en 2020 y representa el 10% del PIB mundial.
AL + pretende evocar el espíritu de nuestros antepasados ​​y guiarnos en nuestra trayectoria de una América Latina empoderada, creativa e innovadora.