Presupuesto Participativo: innovación social latinoamericana

Presupuesto Participativo: innovación social latinoamericana

Recuerdo la primera vez que se habló de Presupuesto Participativo en Medellín (Colombia). Pocas personas sabían lo que significaba y hoy, después de muchos años, se convirtió en mecanismo fundamental para la ciudad y puede transformarse en Política Pública en algunos meses. Fue uno de los grandes impulsadores de la llamada “Transformación social” de Medellín.

Presupuesto Participativo es una innovación social, que nació en 1988 a 7.800 kilómetro de Medellín, en el estado brasileño Rio Grande do Sul. Este mecanismo surgió después de la dictadura militar y con la promulgación de la Constitución de Brasil en 1988, cuando fue estimulada la participación popular en la definición de políticas gubernamentales.

Porto Alegre fue una de las primeras ciudades a implementar el Presupuesto Participativo e inspiró otras urbes del mundo, como Paris y Saint-Denis (Francia), Rosario (Argentina), Montevideo (Uruguay), Barcelona (España), Toronto (Canadá), Bruselas (Bélgica) y Medellín (Colombia).

Al final, qué es presupuesto participativo?

El presupuesto participativo es una herramienta de democracia deliberativa o de la democracia directa, que permite a la ciudadanía incidir o tomar decisiones referentes a los presupuestos públicos, tanto a nivel estatal como o local.

Es un proceso de diálogo entre la comunidad y las autoridades sobre cuáles son las prioridades de inversión de un municipio. Primero, se divide el territorio en el que se va a realizar la consulta sobre los presupuestos, englobando a todas las personas que son afectadas en ellos y se forman diferentes secciones de pequeño tamaño para que en cada una de ellas se puedan realizar propuestas y debatirlas con argumentos válidos. A continuación, en cada uno de los distritos se eligen las personas que llevan las propuestas a unas asambleas conjuntas en las que se reúnen todos los delegados y deciden de nuevo qué solución van a tomar. Una vez decidido lo que se va a hacer y cómo se va a hacer, se procede a presentar un borrador al Gobierno que está al mando de la región o distrito involucrado en el proceso.

Como ejercicio participativo y democrático, el presupuesto participativo tiene muchos aspectos positivos, pues forma los ciudadanos y permite descentralizar las decisiones, agilizarlas, además de fortalecer a las organizaciones sociales. Una verdadera tecnología social latinoamericana que se perfecciona a medida que es usada por diversas ciudades del mundo.

Fuentes: Academia, Presupuesto Participativo, CEPAL

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.